XURXO GÓMEZ-CHAO

Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de San Carlos de Valencia, colaborando en esta época con “GRUPORZÁN”, iniciativas como “NOVÍSSIMOS” o publicaciones de expresión plástica y literaria como “LUZES DE GALICIA” o “LA NAVAL”.

Becado por la diputación coruñesa en 1989 se traslada a París para estudiar en la ECOLE NATIONALE SUPERIEURE DES BEAUX ARTS. Su estancia en esta ciudad será un punto de inflexión en su trabajo. Así, su obra se dualiza, fragmenta y existencializa. El decorativisimo cobra protagonismo, influencia de su paso por la escuela de Pierre Carron (discípulo de Balthus). Lo ornamental pasa a un primer plano junto a lo decadente, manifestado en habitaciones vacías vestidas con papeles pintados. Se trata de elementos que años después recuperará en la serie “Hotel Earle” (2011-actualidad).

“Hotel Earle” encuentra su inspiración en el cine, concretamente en la película Barton Fink de los hermanos Coen. Los desconchados, las humedades y la decadencia de la habitación donde se ambientó el espacio de reflexión del protagonista sirven de inspiración al pintor Xurxo Gómez-Chao. Paños bermellón o turquesa llenos de grietas o empapelados con motivos vegetales funcionan en la obra del artista como un telón de fondo para la representación de una serie de nebulosas y de sillas donde nadie parece querer tomar asiento.

Sin embargo, no estamos ante espacios deshabitados pues las nubes, una constante en la obra de Gómez-Chao, funcionan como retratos o como un elemento autorreferencial del propio artista. La contemporaneidad técnica, donde se mezcla la instalación, la fotografía y una viva pintura de colores flúor, establece un equilibrio perfecto con la faceta más romántica y simbólica de este ex-alumno del atelier parisiense Pierre Carron.

Hace dos siglos John Constable, “el hombre de las nubes”, trataba de capturar las instantáneas del cielo a partir de las nubes que se recortaban sobre este valiéndose de su pintura de caballete. Gómez-Chao las atrapa ahora en su estudio y crea para ellas una cuidada atmósfera, la más adecuada para enseñar al espectador la condensación o sublimación del líquido elemento, protagonista de su obra. Nubes que quieren hacer visible ol invisible, que son una representación simbólica del alma.

Hotel Earle, de Xurxo Gómez-Chao

.

Si estás interesado/a en alguna de las obras de Xurxo Gómez-Chao, no dudes en ponerte en contacto con nosotras a través del siguiente formulario: